Seis de cada diez pymes andaluzas han necesitado financiación durante el año 2021
  • Así se desprende del III Informe "Financiación de pymes y autónomos en Andalucía" elaborado por Garántia

 en la sección Economía

Presentación del Informe sobre Financiación a Pymes de Garántia

Seis de cada diez empresas andaluzas (63,9%), en total más de 360.000 pymes de las 570.000 que conforman el tejido productivo de la comunidad, han recurrido financiación en el año 2021, la hayan buscado de forma activa o no. Se trata del porcentaje más elevado de la serie histórica del informe elaborado por la Sociedad de Garantía Recíproca andaluza, Garántia, superando en más de 27 puntos el último dato prepandemia (36,7%).

Datos extraídos del III Informe “Financiación de pymes y autónomos en Andalucía”, que han presentado el presidente y el director general de Garántia, Javier González de Lara y Antonio Vega, junto con Maribel Martínez, directora de Abay Analistas Económicos. Un estudio que se basa en una encuesta realizada en los meses de febrero y marzo de 2022 a 1.017 pymes andaluzas, con plantillas hasta 250 empleados, pertenecientes a distintos sectores de actividad de Andalucía. Informe que, por lo tanto, ya recoge las inquietudes y preocupaciones de los empresarios andaluces ante el escenario que abría por delante la invasión de Ucrania.

La tercera edición de este trabajo analiza la situación de las pymes, las necesidades de financiación y origen de las mismas, el acceso a la financiación bancaria, las necesidades de garantías y avales y el recurso a las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) en el proceso de financiación empresarial.

Dimensión empresarial y necesidades de financiación

Las necesidades de financiación de las pymes andaluzas en 2021 han sido elevadas debido al impacto de la pandemia, alcanzado a un 63,9% de las pymes. Este porcentaje supera en más de 27 puntos porcentuales al último dato prepandemia de la serie histórica, referido al año 2019.

Entre las pymes con más de 10 personas empleadas el porcentaje con necesidades de financiación se eleva hasta el 86,1%.

Hay diferencias importantes en las necesidades de financiación por sectores de actividad. Así, Transporte y correos, Industria manufacturera, energía y agua, Construcción, Hostelería y restauración, Comercio, talleres y servicios personales y Sociedad de la información y telecomunicaciones han tenido necesidades de financiación superiores a la media durante 2021.

Se observan también mayores necesidades de financiación en las pymes exportadoras e innovadoras. Así el 80,5% de las pymes exportadoras ha tenido necesidades de financiación en 2021 frente al 60,4% de las no exportadoras. Y en el caso de las pymes innovadoras, el porcentaje se eleva hasta el 81,4% frente al 59,1% de las que no innovan.

En cuanto al destino de la financiación, el circulante continúa siendo el principal destino para las pymes y, como era de esperar, ha aumentado fuertemente como consecuencia de la pandemia (desde el 67,5% en 2019 al 78,2% en 2021). Le sigue en importancia la inversión en equipo productivo que originó las necesidades de financiación en el 23,5% de las pymes andaluzas y, en menor medida, la inversión en inmuebles (12,0%).

El presidente de Garántia ha insistido en la necesidad de que la empresa andaluza gane en dimesión, densidad y diversificación

Por lo tanto, se da una correlación directa entre la dimensión de la empresa y su capacidad operativa y las necesidades de financiación. A este respecto el presidente de Garántia y de la CEA, González de Lara, ha insistido en la necesidad de que “las empresas andaluzas ganen en dimensión, densidad y diversificación”.

Al ser preguntado por el periodista por si es conveniente equilibrar mejor los fondos públicos entre emprendimiento  y consolidación de empresas, ha respondido “que es cierto que Andalucía parte con una desventaja histórica, ya que su densidad empresarial está 10 puntos por debajo de la media nacional, y que ha habido gran necesidad de crear cultura empresarial y a favor del emprendimiento. Pero también lo es que hay que hacer balance de la eficacia de las ayudas públicas y fondos para que las empresas ganen en tamaño. Aunque somos conscientes de que los tiempos que corren no van a ser fáciles y no son nada propicios para este objetivo”.

Y ha apostillado que Garántia como Sociedad de Garantía Recíproca es un buen instrumento precisamente “para este fin, ya que entre su partícipes se encuentra la Junta de Andalucía, y podemos servir de vehículo para transferir fondos y financiación en este sentido”.

Hablando de tamaño empresarial también se ha referido a la difícil y compleja situación por la que atraviesa Abengoa. A este respecto ha asegurado que “las organizaciones empresariales hemos avisado de forma permanente en que el tiempo se acababa y había que actuar. La vía de la SEPI se ha cerrado, pero el partido todavía no se ha acabado. No podemos permitirnos dejar caer una empresa puntera como Abengoa, menos aún si apostamos de verdad por la industrialización andaluza. Nos consta que las administraciones lo están intentando. Tenemos esperanzas en la reunión promovida por el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, con el Ministerio de Industria y la Junta de Andalucía”.

Como han explicado durante la presentación del informe, en España todavía el 70% de la financiación a las empresas es bancaria frente al 30% de la extrabancaria, datos diametralmente opuestos, por ejemplo, al de Estados Unidos en el que los porcentajes de invierten. En cualquier caso, a pesar de las exigencias de avales o garantías o el precio de la financiación, de hecho 1 de cada 5 empresas ha tenido que presentar garantías adicionales, el 88,8% de las pymes con necesidades de financiación bancaria la obtuvo.

Incertidumbre mundial y perspectivas de las pymes

A pesar de la complicada situación política y económica, con el encadenamiento de la pandemia y la invasión de Ucrania, el informe indica un avance en las perspectivas de crecimiento a corto plazo de las pequeñas y medianas empresas.

Según la consulta realizada, 3 de cada 10 pymes afirman haber iniciado la recuperación económica y cerca de un 31% dice estar en una posición estable, mientras un 32,5% de ellas asegura que su situación ha empeorado con respecto a 2020.

Así, el 45,4% de las empresas espera que su facturación aumente en los próximos doce meses, frente al 37,1% que lo indicaba en enero de 2020.

Por su parte, el porcentaje de pymes que considera permanecerá estable desciende ligeramente, del 37,2% en 2020 al 35,9% en 2021, mientras que se reduce significativamente el peso de las empresas que creen que su facturación va a decrecer, del 25,7% al 15,7%.

De todos modos, la directora de Abay Analistas Económicos advierte de que los efectos no solo a corto plazo, sino a medio y largo plazo de la situación en Ucrania, es decir, los efectos de segunda ronda, están generando una extraordinaria incertidumbre y unas tensiones que se verán más o menos agravadas en función de la duración de la guerra.

La financiación solicitada por las empresas andaluzas en 2021 podría crear alrededor de 73.000 nuevos empleos en los próximos tres años

Consecuencias que ya están teniendo su impacto en las prioridades europeas y nacionales para atajar, por ejemplo, la escalada de la inflación y sus consecuencias sociales. Lo que seguramente va a provocar “reajustes en las políticas europeas” que vayan más allá de la sostenibilidad y la digitalización, para centrarse en autoeficiencia energética y alimentaria, así como en defensa.

Aunque los nubarrones acechan y mucho, la situación económica puede acabar convirtiéndose en una tormenta perfecta, esta economista considera que las empresas andaluzas han avanzado mucho en digitalización e innovación de producto, lo que las hace más fuertes antes las adversidades. Además, considera que Andalucía puede sacar tajada y tener una buena posición de partida en economía circular y en reindustrialización, gracias al efecto de desglobalización que se está produciendo en determinados sectores.

Impacto en el empleo

Según se desprende de las respuestas de los encuestados, la creación de empleo va estrechamente ligada a la financiación, como instrumento motor de la actividad de las empresas. De este modo, la creación de empleo vinculada directamente a los proyectos para los que las empresas buscaron financiación durante 2021 se aproximaría a los 73.000 nuevos empleos en Andalucía durante los próximos 3 años.

Sólo el 15,6% de las pymes andaluzas considera que se creará empleo en los próximos doce meses. El logro de la financiación facilitará la creación de empleo en el 6,5% de las pymes que buscaron financiación. El 52,6% de las pymes considera que obtener financiación es clave para mantener estables los puestos de trabajo.

Por último el director general de Garántia, Antonio Vega, ha destacado el crecimiento y el conocimiento de las empresas andaluzas de los servicios de asesoramiento y de financiación de Garántia como SGR. Un acercamiento provocado por la pandemia y que ya alcanza al 35% del tejido productivo andaluz.

Es más, a cierre de junio Garántia ha experimentado un crecimiento del 5% con respecto al mismo período del año anterior, un crecimiento que no está ligado solo a la línea desarrollada con la Junta de Andalucía. Las previsiones apuntan a un cierre de año de alrededor de 210 millones de euros concedidos en distintas fórmulas de financiación.

En la actualidad, Garántia es la segunda Sociedad de Garantía Recíproca española por número de socios con 22.400 y la tercera por actividad, solo por detrás de las de País Vasco y Castilla y León. Ha concedido 203 millones de euros en avales y cuenta un crédito vivo de 680 millones.

Últimas noticias