“Es crucial considerar las marcadas diferencias entre los países de Latinoamérica a la hora de la internacionalización empresarial”
  • El experto Alejandro Gallardo aconseja no abordar la región como un todo homogéneo, sino con un análisis de cada mercado

 en la sección Entrevistas

El joven, pero experto consultor, en internacionalización, Alejandro Gallardo

A pesar de su juventud, Alejandro Gallardo es un gran conocedor de los entresijos del tejido empresarial y de la economía de Chile. Su ya amplia trayectoria y experiencia en numerosos proyectos, lo han situado como un reputado experto en procesos tecnológicos y de internacionalización.

Responsable de la Antena de Extenda en el país andino, su emprendimiento, inquietud y curiosidad han ampliado su acervo y su radar con un conocimiento profundo de mercados como Perú, Colombia, México y Argentina. Además, también es colaborador de la Cámara Iberoamericana de España.  Hablamos con él de oportunidades de negocio en la región con motivo de la celebración de Extenda Global 2021.

Concrétenos, por favor, la labor que desarrolla en la Antena de Extenda en Chile.

La labor de las antenas de Extenda es de gran importancia y utilidad para el contacto y el conocimiento entre empresas y emprendedores de uno y otro lado. Relaciones que al final desembocan en negocio para las empresas andaluzas. Por ejemplo, de cara a 2022 ya hemos programado un número muy relevante de misiones comerciales directas, fundamentalmente de sectores como las tecnologías, agroalimentario, naval y logístico. Una de mis tareas prioritarias es contactar con las entidades, corporaciones, administraciones públicas y empresas chilenas de interés y organizar y coordinar los distintos encuentros, habiendo realizado previamente un trabajo de estudio y reporte.

¿Y cómo se aterriza un concepto como networking en el ámbito internacional?

Para no hablar de forma genérica, le pongo un caso muy concreto. El pasado 15 de octubre organizamos un encuentro al que asistieron 23 empresas andaluzas implantadas en Chile de distintos sectores y segmentos de actividad que departieron con el Consejero Económico de la Oficina Comercial de España y con la Embajada de España en Chile. ¿Dónde se encuentra la clave para realizar una labor de networking efectiva y eficaz? A mi juicio, en tres pilares básicos: un conocimiento exhaustivo y cercano del tejido productivo del país de destino y sus instituciones públicas; de la evolución y tendencias de su economía; y, de manera muy especial, de cómo son los procesos de gestión y comercialización en el lugar, así como la cultura e idiosincrasia.

Un aspecto destacable de Chile es que su endeudamiento está muy por debajo de la mayoría de países europeos al situarse en el 32,9% de su PIB

Precisamente ahora que habla del conocimiento del país de destino, ¿en qué situación se encuentra la economía chilena con la pandemia de por medio?

A pesar de no encontrarse en su mejor momento, la economía chilena está aguantando muy bien el impacto de la pandemia, en comparación con otras economías. Más aún, si se compara con el resto de los países de Latinoamérica. El año pasado, con motivo de la pandemia, la caída del PIB fue del 5,8%, y para este año se espera que la recuperación económica impulse la economía entre un 7,5 y un 11%, en función de cómo vaya evolucionando la situación sanitaria y el contexto sociopolítico. Un aspecto positivo de Chile es que su endeudamiento está muy por debajo, por ejemplo, de España y la mayoría de los países europeos, al situarse en el 32,9% de su PIB.

¿De qué modo está atrayendo el Gobierno chileno a nuevas empresas e inversores?

Está llevando a cabo un paquete de incentivos de gran impacto y calado. Una de las medidas más directas ha sido la decisión de rebajar, de forma temporal, el Impuesto de la Renta (lo que en España es el Impuesto de Sociedades) al 10%. La administración chilena es amiga de la empresa y de la inversión. No obstante, hay que tener en cuenta que se esperan cambios en la institucionalidad económica del país.

¿Qué debe tener en cuenta una empresa antes de lanzarse a un proceso exportador o de internacionalización en la zona?

Hay un aspecto que posiblemente no siempre se tiene en cuenta, o al menos no en el grado de importancia que considero que tiene. No hay que abordar Latinoamérica como una región, como un todo homogéneo. Ni mucho menos. Cada país, cada economía tiene un tamaño distinto, una manera de operar diferente, las reglas del juego no son iguales para todos. Por tanto, es conveniente ir a cada mercado de forma independiente. Conociendo en cada caso el marco jurídico, los partners que nos pueden ayudar, cuáles son los actores principales del lugar. Por ejemplo, en Chile la actividad está bastante concentrada en la capital, Santiago, al igual que en Perú con Lima. Sin embargo, no ocurre igual en países como Colombia o México. Debemos tantear primero el terreno, antes de hacer un gran despliegue.

A la vista de lo que nos comenta, ¿dónde queda en todo esto la comunicación, el marketing, la adaptación a cada sociedad y cultura?

En efecto, este tema que apunta es muy relevante. Hay que conocer la cultura, los sesgos en los procesos de negociación, cuál es el uso del idioma y las expresiones. Resulta en muchos casos más decisivo de lo que parece. Saber manejar todos estos factores nos ayudará a posicionarnos en el país y, sobre todo, es un valor diferencial en los procesos de comercialización. Es algo que las pymes se tienen que tomar muy en serio y apostar por ello.

El país andino apuesta por las empresas de base tecnológica y la biotecnología, las renovables, la agricultura y la minería

¿Cuáles son los sectores con mayor potencial y proyección en el mercado chileno?

En Chile hay una apuesta muy clara por las empresas de base tecnológica, las Fintech, el desarrollo en biotecnología, por ejemplo. Desde el punto de vista institucional son sectores estratégicos para el desarrollo económico y social. En una línea similar se encuentran las energías renovables, a las que se les está dando un gran impulso. Algunos de los grandes proyectos del sector a escala mundial se han ejecutado en tierras chilenas. Y otros dos sectores tractores, con gran demanda de industria auxiliar, son la agricultura y la minería, que suponen el 15 y 17% del PIB del país, respectivamente.

¿La aceleración de la digitalización con la pandemia cambiará el modo de internacionalizarse? ¿Hay comportamientos que han llegado para quedarse?

Es evidente que la experiencia vivida en lo más duro de la pandemia de la Covid ha modificado algunos aspectos y conductas. La gran aceleración de la digitalización ha permitido optimizar muchos procesos operativos dentro de las organizaciones. Sin embargo, el contacto, la presencia física, el networking cercano seguirá siendo esencial desde el punto de vista de la internacionalización. Los directivos tienen ganas de volver con normalidad a los encuentros y reuniones presenciales.

¿Qué balance puede hacernos de su participación en la reciente celebración de Extenda Global?

Para mí es una gran satisfacción aportar mi conocimiento y experiencia en la zona, con el fin de contribuir a incrementar los intercambios comerciales entre empresas andaluzas y chilenas. Como emprendedor y empresario andaluz, disfruto con esta labor. Considero que hay una enorme proyección en la región y Chile siempre se ha posicionado como la puerta de entrada. En cuanto a la reciente edición de Extenda Global, el hecho de volver a la presencialidad ya supone todo un hito. Lo cierto es que ha sido un éxito, con una gran actividad e interés por parte de las empresas. Personalmente, he mantenido más de medio centenar de reuniones comerciales que han sido francamente productivas.

Últimas noticias