“Nuestro objetivo es seguir creciendo a nivel internacional, con prioridad en España, Italia y Uruguay”
  • Gerente de Fertiprado: "El 45% de toda nuestra producción se dirige a la exportación, y España ocupa un lugar destacado pues supone el 22% de nuestro negocio"

 en la sección Entrevistas

Pedro Viterbo, gerente de la empresa portuguesa Fertiprado

Continuando con el ciclo de oportunidades, potencialidad y desarrollo de la región portuguesa de Alto Alentejo, en colaboración con NERPOR-AE, la Asociación Empresarial de la Región de Portalegre, entrevistamos a Pedro Viterbo, gerente de Fertiprado, todo un referente en el sector agroganadero en Portugal. Nos cuenta sus principales objetivos a corto y medio plazo, y el importante peso que España tiene para la compañía.

La pandemia ha tenido un fuerte impacto en la gran mayoría de sectores económicos. ¿Cómo ha sorteado la empresa momentos tan complejos como los de esta crisis?

La pandemia ha provocado un escenario muy complejo para muchos sectores económicos. Fertiprado ya cuenta con una trayectoria de 30 años, lo que nos sitúa como gran referente en el mercado para sistemas de producción animal sustentados en una alimentación basada en mezclas, pastos y forrajes. Nuestra apuesta por la excelencia y la calidad ha sido constante a lo largo de todos estos años. 2020, a pesar de las dificultades provocadas por la pandemia, ha sido nuestro mejor año con un volumen de facturación que ha superado los 10 millones de euros. Bien es verdad, que el sector primario se ha visto mucho menos afectado por la incidencia del virus que otros sectores, como servicios o turismo.

La innovación es una de las variables fundamentales para crecer. ¿Cómo la aplica Fertiprado en un segmento de actividad como el vuestro?

La propia creación y trayectoria de la empresa es un ejemplo de innovación en sí mismo, ya que Fertiprado nace en 1990 como resultado de los conocimientos técnicos adquiridos por el ingeniero agrónomo David Crespo, como solución a la sostenibilidad de los sistemas agrícolas. Por lo tanto, la innovación impregna nuestra operativa y nuestra presencia en el mercado. El ingeniero Crespo ya innovó en su momento al incluir las leguminosas y la biodiversidad en la alimentación animal, entonces basada exclusivamente en gramíneas dependientes de abonos nitrogenados. Esto aumentó la independencia frente a este factor de producción y contribuyó para mejorar la dieta del ganado, una vez que las leguminosas son ricas en proteínas, y para facilitar y aligerar su digestión, puesto que todo el proceso es más rápido con las leguminosas, evitando emisiones de CO2 y ayudando a la sostenibilidad de los suelos agrícolas, ya que las leguminosas fijan nitrógeno atmosférico de una forma gratuita.

El sector ganadero sigue siendo nuestro principal mercado, pero estamos creciendo mucho en agricultura de larga escala

¿Y qué papel juega en todo este proceso la genética vegetal?

A partir de aquí, Fertiprado continuó trabajando en nuevas mezclas ricas en leguminosas. Para toda esta labor, contamos con un laboratorio de I+D propio en constante evolución, lo que nos permite disponer de variedades propias en el mercado. La innovación en nuestro sector se hace mucho por la genética vegetal. Hacer una nueva variedad tarda muchos años. Pero en los últimos 5 años inscribimos varias decenas de nuevas variedades de las más distintas especies. Hemos incluso inscrito, por primera vez en el mundo, una nueva especie de trébol – el trébol istmocarpum. Nueva genética que nos permite obtener mas y mejores mezclas, mas soluciones y finalmente añadir mas valor a las fincas y al sector.

Esta labor constante ha desembocado en la creación de nuevos productos. ¿Toda la materia prima procede de vuestros propios terrenos o también la importáis de otros lugares?

En efecto, la apuesta por satisfacer el ciclo completo de las necesidades de nuestros clientes nos ha llevado a crear nuevos productos y servicios. Siempre partiendo de la elaboración de mezclas ricas en leguminosas para una alimentación ganadera equilibrada, rica en energía, proteína y de alta digestibilidad. De ahí que trabajemos en el acondicionamiento de praderas de larga duración, en cubiertas vegetales biodiversas y en otros complementos de la actividad ganadera. El sector ganadero sigue siendo bastante importante para Fertiprado, pero hoy estamos desarrollando productos para la agricultura industrial. Tenemos un rango de productos para abonos verdes, biofumigación, atracción de organismos auxiliares, protección del suelo, y otros que aplicamos como intercultivos de arroz, tomate, maíz, pimiento y otras.

Una de las plantaciones de Fertiprado

Nuestro trabajo de muchos años en cubiertas vegetales para culturas perennes nos ha permitido llegar a Francia y ocupar el lugar de líder en cubiertas biodiversas de viñedos. Ahí vendemos alrededor de 5.000 hectáreas cada año.

Otra de nuestras líneas de innovación más destacada se basa en la inoculación de microorganismos en las leguminosas con el objetivo de que potencien los nódulos de las raíces, de modo que consigamos plantas mejores, más saludables y que fijan nitrógeno atmosférico de una forma gratuita. Una parte importante de las leguminosas para nuestras mezclas las producimos nosotros directamente, aunque, como es lógico, también necesitamos de la importación de alguna materia prima para poder surtir en todo momento a nuestros clientes.

¿Cuáles son los principales mercados de crecimiento y desarrollo para la compañía?

Fertiprado ya es un gran referente en Portugal, y nuestro objetivo estratégico es seguir creciendo en el mercado internacional. El 45% de toda nuestra producción se dirige a la exportación. España es un mercado estratégico para nosotros, en el que queremos seguir creciendo, si bien que ya tenemos un buen posicionamiento. De hecho, supone el 22% de nuestro negocio. Otros mercados prioritarios para nosotros son Italia y Uruguay, con la vista puesta en incrementar nuestra presencia en otras zonas de Europa, como Francia y Alemania. También mantenemos relaciones comerciales en Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos. Por sector de actividad, el sector ganadero sigue siendo nuestro principal mercado, pero nuestra actividad en la agricultura de larga escala está creciendo a un ritmo elevado con la adopción de los intercultivos. Esto se debe al reconocimiento de las prácticas de sostenibilidad que Fertiprado defiende desde hace 30 años.

¿Con qué plantilla cuenta la empresa?

Mantenemos un compromiso absoluto con el empleo y los territorios en los que operamos. La plantilla de Fertiprado está compuesta por 50 técnicos y profesionales cualificados y especializados. En los periodos de incremento de actividad, que suelen producirse entre julio y noviembre, el personal asciende a unos 60. En la medida que sigamos creciendo en otros mercados, se producirán nuevas contrataciones.

Fertiprado es Economía Circular y sostenibilidad en su sentido más auténtico desde hace 30 años

Por lo que nos comenta, Fertiprado lleva en su ADN un concepto tan en boga como el de Economía Circular y sostenibilidad.

Fertiprado es Economía Circular y sostenibilidad en su sentido más auténtico desde hace 30 años. En su momento no hizo falta conceptos tan de moda como estos para poner en práctica sus postulados en nuestro sector. Somos los mayores promotores de la biodiversidad. La utilizamos desde siempre como herramienta. Es más, la envasamos y la vendemos.

No hay economía mas circular que la producción animal basada en la hierba de calidad. El animal pasta en la finca donde nace, los desperdicios de su digestión son devueltos al suelo, de donde vendrá nueva hierba. Hacer pastos y forrajes ricos en leguminosas permite reducir las importaciones de proteína. En Europa somos deficitarios en proteína, elemento fundamental para producir carne y leche. Importamos casi el 100% a través de la soja. Cada kilo de proteína de soja al día de hoy vale alrededor de 1,02 euros. Con un forraje de calidad, cada kilo de proteína vale 0,58 euros o menos. En una pradera permanente menos de 0,50 euros. Tenemos superficie para sembrar, tenemos mucho que hacer para mejorar nuestra producción forrajera. Tenemos condiciones para evitar la importación de muchos barcos de soja.

Nuestra máxima, nuestra misión es trabajar con mucho respeto por el medio natural, con la protección de los suelos, y siempre teniendo en cuenta las condiciones climáticas de cada zona. Damos una importancia extraordinaria al mantenimiento de la biodiversidad. Nuestro valor diferencial consiste en eso. Para nosotros la sostenibilidad no es una cuestión de marketing o de promoción, es nuestra razón de ser.

¿Qué objetivos os habéis marcado entonces para este ejercicio?

Como ya he apuntado, nuestro objetivo prioritario es seguir creciendo en los mercados internacionales, entre ellos en España, alrededor de un 5%. Nuestra apuesta por un modelo de negocio sostenible es compatible con diversificar tanto en productos y servicios, como en las zonas geográficas en las que mantenemos relaciones comerciales.  Y lo haremos con las premisas de excelencia y calidad, con la impronta propia del ingeniero Crespo.

Últimas noticias