Cepsa presenta una joint venture con Bio-Oils para construir la mayor planta de biocombustibles de segunda generación del sur de Europa
  • Con una inversión de hasta 1.000 millones de euros en el Parque Energético de la compañía en Huelva

 en la sección Empresas

Cepsa ha presentado hoy la joint venture con Bio-Oils

Cepsa y Bio-Oils, compañía de biocombustibles de Apical, han creado una joint venture para impulsar la producción de biocombustibles de segunda generación (2G) a través de la construcción de la mayor planta en el sur de Europa, anunciada por Cepsa el pasado mes de marzo.

Como ya informó Mercados21, el complejo, que se ubicará en Palos de la Frontera (Huelva), en el Parque Energético La Rábida, supondrá una inversión de hasta 1.000 millones de euros, “una de las mayores inversiones privadas de la historia de Andalucía”, recuerda la compañía petroquímica.

La nueva planta se asegurará la mayoría del suministro de materia prima, procedente de residuos orgánicos como desechos agrícolas o aceites usados de cocina, a través de un acuerdo global y de largo plazo con Apical, matriz de Bio-Oils, permitiendo abordar uno de los principales desafíos que afronta la industria: el acceso a la materia prima. Los biocombustibles 2G fomentan la economía circular, al utilizar para su producción residuos que de otro modo terminarían en vertederos.

Cepsa aportará su capacidad técnica y know how en el desarrollo de grandes proyectos industriales y producción de combustibles, así como el conocimiento del mercado europeo y de los objetivos de descarbonización de sus clientes del sector del transporte. Por su parte, Apical y Bio-Oils asegurarán el abastecimiento de la materia prima y aportarán su experiencia en la producción de biocombustibles.

La nueva planta, que creará cerca de 2000 empleos (entre directos e indirectos) durante su fase de construcción y operación, contará con dos unidades de pretratamiento y tendrá una capacidad de producción flexible de 500.000 toneladas de SAF (combustible sostenible para la aviación) y diésel renovable, destinada al transporte terrestre, marítimo y aéreo. Su puesta en marcha está prevista para el primer semestre de 2026.

Según han explicado las compañías, “la instalación se construirá con la última tecnología creada específicamente para la producción de biocombustibles de este tipo”. Diseñada como una planta nativa digital, incorporará tecnología punta y los últimos avances para la industria en inteligencia artificial, internet de las cosas (IoT) y análisis de datos para maximizar la eficiencia de los procesos y garantizar los mayores estándares de seguridad y protección ambiental.

Los combustibles sostenibles desarrollados en esta nueva planta evitarán la emisión de 1,5 millones de toneladas de CO2 anuales, lo que equivale al 30% de las emisiones de la provincia de Huelva

Acto de presentación

La presentación de este proyecto se ha celebrado en el Parque Energético La Rábida, en la que han participado Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía, Maarten Wetselaar, CEO de Cepsa, Óscar García, CEO de Bio-Oils, y Dato’ Yeo How, presidente de Grupo Apical.

Durante su intervención, Moreno Bonilla, ha destacado: “El Gobierno andaluz es consciente de que para abordar este tipo de proyectos se requiere de la colaboración público-privada. No hay otra forma de poder llegar tan lejos. Y gracias a la confianza empresarial que propiciamos, aportando estabilidad política y económica y diligencia administrativa, generamos dinámicas muy positivas. Cepsa lleva desde hace casi 60 años invirtiendo en Huelva y Andalucía. Siendo parte activa y protagonista de la evolución experimentada en nuestra tierra. Contribuyendo de forma muy destacada a su progreso y a la creación de empleo, con casi 8.000 puestos entre directos e indirectos. Apuestas a lo grande como la de Cepsa confirman que estamos en el buen camino”.

Wetselaar ha subrayado: “Esta alianza es un paso decisivo en nuestra estrategia para liderar los biocombustibles en España y Portugal y posiciona Andalucía como un referente europeo en la producción de energías sostenibles y economía circular. Los biocombustibles de segunda generación son una solución inmediata para favorecer la transición energética de nuestros clientes, al poder utilizarse en motores convencionales, al tiempo que permiten el desarrollo local y el aumento de la autonomía energética en Europa”.

El CEO de Bio-Oils ha indicado: “Cepsa ha sido durante muchos años el mayor cliente de Bio-Oils. Compartimos muchas ventajas operativas, como la cercanía e interconexión de nuestras instalaciones y el uso del muelle Reina Sofía para la carga y descarga de nuestros productos. Esta nueva joint venture es una evolución natural de nuestra relación”

Y el presidente de Apical ha asegurado: “Creemos que un uso más extendido del SAF y el diésel renovable aporta importantes beneficios a escala mundial, tanto para mitigar los efectos del cambio climático como para promover un crecimiento económico sostenible. El amplio suministro de materia prima de segunda generación de alta calidad de Apical es fundamental para garantizar que la nueva joint venture cumpla nuestro objetivo común de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte terrestre, marítimo y aéreo”.

La construcción de esta nueva planta responde al objetivo de Cepsa de liderar la fabricación de biocombustibles 2G en España y Portugal. En 2030, la compañía contará con una capacidad de producción anual de 2,5 millones de toneladas de biocombustibles, de las que 800.000 toneladas serán de SAF, una cantidad de combustible sostenible de aviación suficiente como para sobrevolar 2.000 veces el planeta, sostiene Cepsa.

Últimas noticias