La pionera comunidad energética Toda Sevilla pretende llegar al 50% de los municipios de la provincia
  • Se trata de una iniciativa promovida por la Cámara de Comercio de la mano de los ayuntamientos sevillanos

 en la sección Sostenibilidad
Mercados21 | La pionera comunidad energética Toda Sevilla pretende llegar al 50% de los municipios de la provincia

La presentación y arranque de la Comunidad Energética Toda Sevilla

La Cámara de Comercio de Sevilla en colaboración con ayuntamientos y estructuras comarcales de desarrollo ha puesto en marcha en apenas dos meses la primera comunidad energética local de Andalucía, denomida Toda Sevilla.

Una iniciativa que arranca con la participación de 15 municipios sevillanos, pero que tiene como objetivo lograr al menos la presencia del 50% de los ayuntamientos provinciales en el impulso de la energía limpia y el autoconsumo energético.

Toda Sevilla nace bajo la figura de Asociación sin Ánimo de Lucro y busca llevar a cabo acciones en favor de la transición energética frente al cambio climático y el calentamiento global.

Siguiendo el modelo exitoso de la Comunidad Energética Toda Energía de la Comunidad Foral Navarra, promovida por la Cámara de Comercio de Navarra, la de Sevilla ha trabajado en la consecución de este proyecto de ayudas al autoconsumo de la mano de los municipios de la provincia de Sevilla.

Con las comunidades energéticas cada ayuntamiento puede generar su propia energía, distribuirla, consumirla y comercializarla, y su puesta en marcha se inicia con la constitución de una entidad legal con forma jurídica de asociación sin ánimo de lucro, donde los ciudadanos, las pymes y las autoridades locales se unen, como usuarios finales de energía, para cooperar en la generación, la distribución del consumo, el almacenamiento, el suministro, la agregación de energía de fuentes renovables o para ofrecer eficiencia energética y servicio de gestión de la demanda.

En este sentido, los ayuntamientos son el motor de estas comunidades que impulsan la innovación social y la participación ciudadana.

Autoconsumo y ahorro

Esta fórmula permite que las familias y pymes integradas en la comunidad energética se beneficien de entre un 25% y un 30% de ahorro directo de su factura actual, junto con una gestión digitalizada, socialmente actualizada y comprometida, según han explicado en la presentación de la nueva asociación sin ánimo de lucro.

En definitiva, la finalidad de las comunidades energéticas locales es crear un entorno sostenible, promoviendo la participación ciudadana y el empleo local y generando beneficios económicos y sociales, gracias a la reducción del coste de la energía, contribuyendo, así, a la descarbonización, y a la mejora de la economía circular en un entorno sostenible.

Durante su intervención, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero ha mostrado su satisfacción ante este proyecto pionero en Andalucía. “Nuestra provincia dispone de las mejores condiciones para convertirse en un referente en innovación energética y desarrollar las comunidades energéticas. Los ayuntamientos son las entidades que promueven estas infraestructuras económicas y, desde la Cámara, les apoyamos en el desarrollo de este gran proyecto”.

El presidente de la Cámara de Navarra, Javier Taberna ha explicado que “con las comunidades energéticas cada ayuntamiento puede generar su propia energía, distribuirla, consumirla y comercializarla, y que su puesta en marcha se inicia con la constitución de una entidad legal con forma jurídica de asociación sin ánimo de lucro, donde los ciudadanos, las pymes y las autoridades locales se unen como usuarios finales de energía, para cooperar en la generación, la distribución del consumo, el almacenamiento, el suministro, la agregación de energía de fuentes renovables o para ofrecer eficiencia energética y servicio de gestión de la demanda”.

Por otro lado, Juan Luis Diego Casls, consejero delegado de Edinor, empresa encargada de gestionar el proyecto, ha explicado que en la empresa “cumplimos el rol de socio tecnológico dentro de la comunidad energética. No somos instaladores, buscamos instaladores locales, ni vendemos energía, nosotros hemos desarrollado el modelo y aportamos el conocimiento y el desarrollo del proyecto. Y hemos trabajado para hacerlo fácil y accesible para los promotores que son los ayuntamientos y los clientes finales que son los ciudadanos.”

Así ha explicado que el 30% de la energía es generada por las placas que se instalan en espacios cedidos por los ayuntamientos, y el 70% restante del suministro energético viene de la red habitual. En este caso, la Comunidad Energética se encarga de hacer una negociación mancomunada con las comercializadoras energéticas para ofrecer al cliente final las tres mejores ofertas para que el ciudadano elija con qué compañía consumirá ese 70%. “Se trata de un modelo integrador que llega a todos los ciudadanos, y es sostenible ambiental, económica y socialmente”, ha explicado el consejero delegado de Edinor.

Por su parte, el presidente del Grupo de Desarrollo Rural Gran Vega, Juan Carlos Expósito ha mostrado las oportunidades de las comunidades energéticas locales “como herramienta de transición energética, a la que se han sumado 12 ayuntamientos en este primer inicio del proyecto y que esperamos continúen sumándose, porque se trata de una solución limpia y ventajosa para la ciudadanía en su conjunto”.

Últimas noticias