El PIB andaluz crecerá un 4% este año, pese a la incertidumbre económica y geopolítica
  • Según el XXVIII Informe LEO de la Universidad Loyola en colaboración con CEA

 en la sección Economía

Presentación en la CEA del último informe de situación económica LEO

Las proyecciones macroeconómicas del XXVIII Informe Loyola Economic Outlook (LEO) presentadas por el profesor Olexandr Nekhay, del Departamento de Economía de la Universidad Loyola, y el secretario general de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Luis Fernández-Palacios, señalan un escenario de “crecimiento económico moderado” en Andalucía durante los próximos meses.

Con un crecimiento del PIB del 4% en 2022 y del 1,9% en 2023, mejorando ligeramente las previsiones del anterior informe, que lo situaban en el 3,5% y el 1,6%, respectivamente.

Las causas de este ajuste al alza vienen de la mano de una mejora en los indicadores del sector Industrial y Servicios en la región, que refleja una recuperación de la actividad económica a ciertos niveles en la comunidad, por encima incluso de la media nacional.

En general, el informe muestra una mejora generalizada de la situación económica a finales de este año y una reducción de la inflación, aunque el Banco Central Europeo no espera que esta baje del 6% este año 2022.

En cuanto a la inflación, esta seguirá siendo alta en promedio anual durante todo el 2022, con un valor medio nacional y regional de un 7,9%, pero con una tendencia a la moderación esperada en 2023 que la situaría en niveles más aceptables del 2,7% en el caso de Andalucía y de un 2,4% a nivel nacional, según los especialistas.

Estas previsiones ligeramente al alza se deben principalmente a que los impactos negativos que provoca la inflación, la incertidumbre geopolítica y las dificultades en las cadenas de suministro se ven contrarrestados por el impulso del sector servicios.

El comportamiento de este sector es mejor de lo esperado en España tras la eliminación de las restricciones, la dinámica positiva que ha presentado la demanda externa por medio de las exportaciones de servicios, así como el incremento de la inversión  internacional, la mejora del empleo en algunos sectores y la recuperación del turismo.

De todos modos, el nivel de incertidumbre en el escenario económico actual nacional sigue siendo muy elevado debido a las tendencias inflacionarias que condicionan la recuperación macroeconómica tras la crisis sanitaria.

Según indica el autor del estudio Olexandr Nekhay: “Las previsiones actuales siguen siendo prudentes y no reflejan excesivos cambios con respecto a los anteriores pronósticos lanzados en primavera. El elevado precio de las materias primas y de la energía y unos suministros que todavía no terminan de llegar al mercado en ritmos de distribución prepandemia actúan como condicionantes de la actividad económica”.

Incertidumbre económica global

Según los datos reflejados en el Informe LEO, que se enmarca en el proyecto CEA + Autónomos, el contexto económico actual sigue condicionando los pronósticos de Andalucía para 2022 y 2023. La influencia de la guerra de Ucrania limitando las exportaciones de materias primas y productos agrícolas y las perturbaciones en las cadenas de suministro siguen limitando el desarrollo de la actividad económica.

La actividad económica se ve frenada por la guerra de Ucrania, limitando las exportaciones, y las perturbaciones en las cadenas de suministro

Esta situación se ve acrecentada por los bloqueos que siguen provocando las medidas “COVID cero” en China y las vulnerabilidades que sufre en este momento el gigante asiático. Además, este conjunto de circunstancias que están provocando la desaceleración de la economía global, se ve agravado por la elevada inflación, situación que podría verse prolongada en el tiempo según un reciente informe de Perspectivas Económicas Mundiales elaborado por el Banco Mundial.

Con lo cual, aunque la inflación se modere el próximo año, seguirá estando por encima de los objetivos establecidos por las autoridades económicas de muchos países. Esta perspectiva está provocando que los bancos centrales tomen medidas como las subidas del tipo de interés. Son situaciones que impactan negativamente en el poder adquisitivo de los hogares.

Impacto en el mercado laboral

Con respecto a la evolución del empleo en Andalucía, la dinámica de mejora tras la pandemia continúa su expansión con la progresiva mejoría de afiliados. Se estima que el número de ocupados podría crecer un 2,1% y un 1,7% en 2022 y 2023, respectivamente. Por su parte, la tasa de desempleo podría disminuir con respecto a las anteriores previsiones en un 0,3% en 2022, hasta alcanzar el 20,8% en 2022 y el 20,2% en 2023.

Los datos de afiliación del mes de mayo de 2022 son, en comparativa anual, un 4,2% superiores a los del mismo periodo de 2019 en el caso andaluz, y un 4,1% en el español.

Con respecto a los contratos temporales, debido al cambio de legislación a principios del presente año, ha conducido a un descenso considerable en este tipo de contratación, que ha pasado del 94% del total de contratos a finales de 2021 al 53% en abril.

Asimismo, el número de contratos también ha disminuido. Analizando las ramas de actividad de la situación del mercado laboral andaluz, se observa que, en mayo de 2022, el número de afiliados es mayor o similar al periodo pre-COVID en todos los sectores, a excepción de la Administración pública y Defensa.

La hostelería, que había sido con diferencia el sector que más había sufrido la pandemia, y además el que más afiliados poseía, también presenta hoy datos superiores a los de 2019, posiblemente impulsados por la fuerte recuperación del turismo. Los grandes ganadores, por otro lado, son los sectores de las actividades sanitarias, la Educación y los servicios privados varios.

El secretario general de CEA ha detallado que la mejoría reflejada por el Informe LEO “es consecuencia de la fortaleza del sector manufacturero andaluz y de las exportaciones, así como del mejor comportamiento de los servicios y de las buenas expectativas de la campaña de verano en el turismo. Sin embargo, esta mejoría se enmarca en un entorno de gran incertidumbre y riesgos para la creación de empleo, que obligan a analizar las previsiones con la máxima prudencia, dada la posible cronificación de la guerra en Ucrania y la persistencia del incremento de
las materias primas y de la energía”.

Por todo ello, Luis Fernández-Palacios ha subrayado la demanda de CEA de “medidas de estímulo para la economía, para generar actividad y empleo, devolviendo, por parte de las administraciones públicas, parte de los mayores ingresos públicos que en estos momentos se están teniendo como consecuencia del incremento de los precios. Una demanda a la Administración para favorecer el consumo de hogares y empresas a la que la patronal andaluza añade la petición de planes de contención del gasto superfluo”.

Últimas noticias