“La aprendibilidad será una de las claves del buen profesional, es decir, la capacidad de aprender a aprender”
  • El presidente de ESIC destaca que la institución quiere ser el gran referente en MarkTech: business, marketing y tecnología

 en la sección Entrevistas

El presidente de ESIC durante el evento de AED. Fotografía de Remedios Málvarez.

Con motivo de su participación en Sevilla en un encuentro de la Asociación Española de Directivos (AED), celebrado en el campus de ESIC en la capital andaluza, hablamos con el presidente de ESIC, Eduardo Gómez Martín. Su tono cordial, cercano y su capacidad de comunicación hace fácil lo complejo. Analiza el presente y lo que está por venir.

¿Cuáles son las claves profesionales de futuro? ¿Cómo está cambiando la formación? ¿Cuál es la propuesta de ESIC a corto y medio plazo? Nos lo cuenta en primera persona.

ESIC se encuentra en un momento de transformación y cambio muy importante. ¿Qué papel juega Andalucía en todo este proceso?

Mantenemos una apuesta clara por Andalucía. Estamos presentes en tres ciudades: Sevilla, Málaga y Granada. Tenemos una conexión muy estrecha y significativa con su tejido empresarial y queremos seguir profundizando en ella. Una labor que ha hecho posible que ya contemos con 6.000 antiguos alumnos en la comunidad autónoma. Así que, en este periodo de cambio y reflexión en el que nos encontramos, nuestro objetivo es permanecer y ganar posicionamiento en Andalucía, aprovechando todo el potencial que muestra la región. Ser más rentables y sostenibles en una comunidad en la que Sevilla es un centro neurálgico del Sur de Europa, Málaga todo un referente internacional de las TIC y Granada un polo de innovación sociosanitaria.

¿Significa esto que ESIC quiere posicionarse como referente más allá del área comercial y de marketing, señas de identidad de su escuela de negocios?

Nos encontramos en un tiempo de transformación profunda y de gran aceleración. Un cambio que va más allá del propio uso de los avances tecnológicos y que se incardina en la gestión del business, del negocio, de las empresas. Desde sus inicios, ESIC incorporó todos los aspectos relacionados con el business, al que sumamos el marketing como capa diferencial y, más recientemente, la innovación como método y práctica transversal de toda nuestra actividad con la integración del ICEMD. Estamos en un momento de reactualización en el que trabajamos para posicionarnos como gran referencia en MarkTech, es decir, business, marketing y tecnología.

Precisamente, el ritmo de adopción de nuevas tecnologías por parte de la sociedad y la empresa es cada vez más vertiginoso. Sin embargo, los tiempos académicos y formativos son otros. ¿Cómo consigue la institución reducir o aminorar esta brecha?

Los tiempos académicos y formativos no pueden ser los mismos que los de la sociedad o los individuos. Se requiere de un análisis y un poso, lo que no significa mirar para otro lado. Ni mucho menos. De ahí nuestro empeño en el diálogo permanente entre el mundo universitario y académico con la empresa. De estar muy pendientes de cuáles son sus necesidades y de asegurarnos de que le aportamos valor. Es un empeño que debemos hacer entre todos como sociedad. En ESIC, siempre hemos actuado como puente entre ambas.

Profundizaremos en la conexión y el diálogo permanente entre el mundo universitario y académico con la empresa

¿Qué perfiles profesionales va a demandar el mercado a corto y medio plazo teniendo en cuenta este nuevo tiempo?

Hacer pronósticos de futuribles es arriesgado y con pocos visos de fiabilidad. Más aún en un entorno cambiante y con las incertidumbres que ha abierto la pandemia. Por lo tanto, más que preguntarnos por los perfiles, debemos preguntarnos por las habilidades y actitudes profesionales que ya se están demandando y que irán a más. A mi juicio, una de las grandes claves se encuentra en la aprendibilidad. Es decir, que desempeñes la función que desempeñes, como profesional debes tener entrenada la capacidad de aprender a aprender. Ya que esta capacidad es fundamental para adaptarse a entornos cambiantes y flexibles.

¿Es esto lo que pretende ESIC con la puesta en marcha de su metodología Transformative Learning?

El alumno es el centro de nuestra actividad. Estamos trabajando con todos los actores para que los estudiantes asuman las riendas de su proceso formativo. Hemos puesto en marcha un cambio metodológico y operativo de gran calado que aún se encuentra en una fase inicial, de piloto, pero en el que iremos avanzando y mejorando. Lo más importante de esta metodología es que nos obliga a estar alerta, a una escucha activa con el objetivo de mejorar, teniendo en cuenta las reflexiones, demandas y necesidades de todos los actores que participan del proceso formativo. Manteniendo un equilibrio entre materias troncales y elegibles en función de las capacidades e intereses de cada alumno, con un seguimiento cercano e individual. Y siendo muy conscientes de que en la vida profesional se requiere tanto de competencias como de habilidades afectivas, impulsando así la autonomía de las personas y su capacidad crítica.

Una visión global e integral del aprendizaje que ha llevado a ESIC a crear su propia universidad y a poner en marcha los Ciclos Formativos de FP, complementando así la actividad de la escuela de negocios ¿Hasta dónde llegará el alcance de la universidad y la FP?

La puesta en marcha de ESIC University, con el nuevo Campus en Madrid, se hace en toda su totalidad y globalidad, abierta a todo el mundo, más allá de que la sede se encuentre en la comunidad madrileña. Es una apuesta firme de ESIC y, por tanto, aprovecharemos todas las sinergias de la organización, de todos nuestros centros adscritos. De hecho, uno de los mercados de gran interés para nosotros es Latinoamérica. En relación con los Ciclos Formativos de Grado Superior de Formación Profesional, ya se están impartiendo en Madrid y Barcelona, y estamos dando los pasos para que también puedan cursarse en Valencia y Andalucía, en un crecimiento geográfico que se producirá de forma equilibrada y paulatina.

Eduardo Gómez en un momento de su intervención en AED

¿Cuál va a ser el peso de cada ciclo en los próximos años?

Nuestras previsiones para los próximos años son que los estudios universitarios supongan alrededor del 50% de nuestro alumnado, un 30% de postgrados a través de ESIC Business & Marketing School y el otro 20% para los Ciclos Formativos de Formación Profesional.

Los expertos no dejan de alertar del problema que supone el envejecimiento de la población. ¿Cómo afecta el reto demográfico a un sector como el formativo, más aún cuando no dejan de crearse nuevos centros y universidades?

Qué duda cabe que desde el punto de vista productivo y de mercado el envejecimiento de la pirámide demográfica es un reto de gran envergadura. Pero, en mi opinión, este problema se ve mitigado por el incremento de la esperanza de vida y la posibilidad de alargar la etapa profesional y productiva de las personas. Además, hay países con un extraordinario potencial gracias a sus políticas y estrategias de transformación digital, de automatización y robotización de la actividad económica. Una evolución que favorece la movilidad profesional, lo que en cierta medida equilibra el problema de partida. Es por ello, que en ESIC queremos acompañar a los estudiantes y a los profesionales a lo largo de las distintas etapas formativas, como institución consolidada y de larga trayectoria, en la que pueden confiar para su crecimiento personal y profesional.

¿Un acompañamiento a lo largo de toda la vida profesional que requerirá de más programas y cursos específicos, de actualización de conocimientos en formatos cortos?

Si las empresas y el mercado demandan agilidad y flexibilidad, nosotros debemos tener la capacidad de ver el entorno y lo que está pasando, con el objetivo de anticiparnos. Como institución formativa tenemos que cambiar bajo la perspectiva del cliente y del consumidor. Para nuestro kit de vida ya no es suficiente con tu titulación inicial, sino que a lo largo de nuestra trayectoria tendremos que adaptarnos a las nuevas situaciones de conocimiento. Por lo tanto, con toda certeza tendremos que crear formatos que den respuesta a estas necesidades. Formatos seguramente de menor duración que otros programas ya más asentados, pero que en cualquier caso tienen que responder a criterios de calidad, excelencia y rigor profesional. No puede servir cualquier cosa, ni cualquier tipo de oferta.

¿Cuáles son los valores diferenciales de ESIC en un escenario tan competitivo?

Nuestra trayectoria y experiencia contrastada son la base de nuestra identidad. De modo que nuestros valores identitarios, como marca y como institución, nos diferencian en el mercado. Las instituciones formativas y académicas reconocidas, que han tenido y seguirán teniendo éxito, son aquellas que son buenas en todo y muy buenas en alguna parcela concreta. En aquella en la que son especialistas. En ESIC no vamos a renunciar a nuestro ADN. De ahí nuestra apuesta por ser el gran referente en MarkTech, y por seguir cultivando nuestra conexión con el mundo empresarial. Adecuando las demandas del mercado con las salidas profesionales. Como institución educativa tenemos que ser capaces de enamorar, de hacer ver al alumno todo su potencial y lo que puede llegar a ser.

Últimas noticias